Fluido térmico o aceite térmico para calefacción: sepa cómo monitorear

Sample Image
25 SEP 2018 Pedro Hernandes

Fluido térmico o aceite térmico para calefacción: sepa cómo monitorear

El fluido térmico se utiliza en innumerables etapas en la industria como un todo. Puede ser fabricado de varios tipos de materiales, dependiendo de la finalidad de uso. Se conocen también como fluidos de transferencia de calor, pues son capaces de absorber energía térmica y transferirla a otro medio. Dependiendo del flujo, se pueden utilizar para calefacción o enfriamiento de equipos. En el post siguiente discutiremos la aplicación más común que es el calentamiento.

Qué es un sistema térmico o de transferencia de calor?

Los sistemas térmicos son todos aquellos cuya función es enfriar o calentar partes de un proceso. En rigor, por lo tanto, podríamos incluir aquí el sistema de refrigeración de motores y cámaras frigoríficas. Sin embargo, las consultas que recibimos están, en su aplastante mayoría, relacionadas con sistemas de calefacción de procesos industriales. Básicamente el fluido circula por una fuente de calor (caldera o calentador) hasta el punto de consumo y vuelve a la fuente de calor. También forman parte del circuito bombas, filtros y tanques de expansión térmica. Las aplicaciones son tan variadas que no será posible enumerarlas todas. Algunas de ellas están en la fabricación de placas de madera, películas plásticas, papel y celulosa, textil e incluso en la industria de alimentos en freidoras continuas o en pequeños calentadores portátiles domésticos.

Cuál es la composición de un fluido térmico para calefacción?

Los fluidos térmicos o de transferencia de calor se fabrican de acuerdo con la aplicación y la solicitud del proceso. Además del precio, las características físicas químicas de estos materiales es que determinan su selección o no para determinada finalidad. Estas características son estabilidad térmica, capacidad térmica, viscosidad, compatibilidad con metales y aleaciones. Además de eso, es necesario verificar en qué condiciones el fluido tendrá que operar (temperatura, presión y potencia requeridas de la máquina o del proceso). Por último, es muy importante verificar los niveles de impacto ambiental y riesgo para la salud del trabajador (toxicidad, irritación de la piel, olor fuerte riesgo de incendio y explosión). Cuando se utiliza para calefacción es común oír la expresión "aceite térmico". Esto es porque es bastante común encontrar formulaciones a base de aceites minerales parafínicos o nafténicos. Las formulaciones sintéticas y de bases orgánicas también se encuentran como terfenis modificados, bases alcalinas aromáticas y otras.

Qué problemas puede tener un fluido térmico?

Los problemas más comunes en fluidos térmicos son:
  1. Pérdida de rendimiento. Es, por lo general, el primer síntoma percibido. La presencia de depósitos impregnados en las superficies opera como aislante térmico. Más energía se consume.
  2. Agrietamiento. Es la degradación acelerada por la ruptura de las moléculas en función de altas temperaturas. Genera residuos sólidos insolubles que pueden incrustar en las paredes de los equipos y causar obstrucciones a lo largo del sistema hidráulico y, al producir moléculas más ligeras, crear altos riesgos de incendio por el descenso del punto de inflamación;
  3. Oxidación del fluido térmico con el aumento de la formación de borras y depósitos.
  4. Contaminación por partículas y materiales extraños que pueden reaccionar con el fluido térmico a altas temperaturas;
  5. Vaciamientos de fluidos térmicos calentados a altas temperaturas. Las fugas pueden ocurrir no sólo en las uniones del sistema, sino también por perforaciones en el calefactor.

Cómo monitorear el fluido térmico?

Los análisis periódicos de los fluidos térmicos son indispensables para evitar panes, fallas catastróficas y accidentes de trabajo. En caso de que esto no ocurra, es posible que la empresa sólo descubra que sus equipos están con problemas cuando éstos pasan a no funcionar bien o incluso parar totalmente, trayendo pérdidas financieras. Es vital monitorear algunos parámetros básicos, tales como:
  • Viscosidad: Relacionada con craqueo, oxidación y contaminación
  • Oxidación: Evitar las lías y los depósitos
  • Contaminación: Evitar la aceleración de la degradación
  • Metales: Evitar la aceleración de la degradación
  • Presencia de agua: Evitar la aceleración de la degradación
  • Punto de inflamación: Evitar incendios por el monitoreo del craqueo y / o contaminaciones con otros fluidos
  • Insolubles: Evitar borras y depósitos que dañan todo el sistema además de reducir el rendimiento del sistema
Busque ALS. Nuestros especialistas están a su disposición.